Guía básica para hacer una estrategia de comunicación exitosa

Una estrategia de comunicación exitosa te permitirá transmitir de manera efectiva los mensajes deseados, así como lograr el impacto esperado en tu audiencia objetivo.

Para lograr conectar con las audiencias y así alcanzar los objetivos que tiene tu empresa, es fundamental recurrir a una estrategia de comunicación exitosa. Sin importar el tamaño o giro, todas las organizaciones necesitan contar con una, pues esto puede influir en, por ejemplo, la percepción pública. 

¿Qué es una estrategia de comunicación?

Una estrategia de comunicación es un plan detallado que una organización desarrolla para impactar de manera efectiva a su audiencia objetivo con mensajes claves. 

Para ello, es necesario definir aspectos como: objetivos de comunicación, segmento de audiencia, mensajes clave, canales de comunicación a utilizar y tácticas específicas para alcanzarlos. 

Para que una estrategia de comunicación sea exitosa debe ser coherente con los valores y la identidad de la organización, y adaptarse a las necesidades y características de la audiencia a la que se dirige. Además, debe ser flexible para poder ajustarse a los cambios en el entorno y en las preferencias del público.

¿Cómo hacer una estrategia de comunicación exitosa?

Si tienes un negocio y requieres difundir efectivamente un mensaje en específico, ya sea lanzar un producto o servicio, anunciar una noticia importante sobre la empresa, entre otros, te compartimos esta guía básica para que puedas desarrollar una estrategia de comunicación ganadora.

  1. Definir objetivos claros:

Antes de comenzar cualquier estrategia de comunicación, es fundamental tener claros los objetivos que se pretenden alcanzar. Estos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y limitados en el tiempo (conocidos como objetivos SMART). 

Ya sea aumentar la conciencia de la marca, promover un nuevo producto o servicio, o mejorar la reputación de la organización, tener metas claras ayudará a guiar todas las acciones de comunicación.

  1. Conocer a la audiencia:

Otro punto importante es comprender a quién nos dirigimos. Realizar investigaciones sobre el público objetivo ayudará a adaptar el mensaje y los canales de comunicación de manera más efectiva. 

Aspectos como características demográficas, preferencias de medios, comportamientos de consumo y cualquier otro factor relevante que influye en la comunicación con la audiencia, te permitirá perfilar correctamente a tu público.

  1. Desarrollar un mensaje clave:

Basado en los objetivos y el conocimiento de la audiencia, es crucial desarrollar un mensaje clave claro y convincente. Este debe comunicar la propuesta de valor de la organización o el tema específico que se está promoviendo, de manera que genere impacto deseado en la audiencia.

  1. Seleccionar los canales de comunicación adecuados:

Una vez que se ha desarrollado el mensaje clave, es hora de determinar los canales de comunicación más efectivos para llegar a la audiencia. Esto puede incluir medios tradicionales como prensa, televisión y radio, así como plataformas digitales como redes sociales, blogs y correo electrónico. 

Recuerda que la elección de los canales dependerá en gran medida de las características demográficas y de comportamiento de la audiencia.

  1. Crear un plan de acción:

El plan es la descripción “tangible” de todo lo que implementarás para alcanzar tus objetivos. Este debe incluir, tanto el análisis previo que explique por qué harás lo que harás, así como una clara explicación y desglose de todas las tácticas a realizar.

Es importante considerar una calendarización de las actividades de comunicación, asignación de responsabilidades, presupuesto y métricas de evaluación para medir el éxito de la estrategia.

  1. Implementar y monitorear:

Una vez que se ha desarrollado el plan de acción, es hora de ponerlo en práctica. Sin embargo, no basta con echar a andar el proyecto, debes seguir de cerca la implementación de la estrategia y monitorear su rendimiento en tiempo real. 

El hacer revisiones constantes te permite realizar ajustes según sea necesario y asegurarte que la estrategia esté alcanzando los objetivos establecidos.

  1. Evaluar y ajustar:

No omitas la evaluación, es decir, el análisis de métricas de rendimiento para determinar qué aspectos de la estrategia fueron efectivos y cuáles pueden necesitar ajustes. La retroalimentación del público también puede ser invaluable en este proceso, ya que proporciona información directa sobre la percepción de la audiencia y áreas de mejora.


En INK PR contamos con casi 17 años creando estrategias de comunicación exitosas para más de 50 marcas a nivel nacional e internacional. ¡Contáctanos! Podemos ayudarte.

Autor

    by
  • Staff INK PR

    Especialistas con una larga trayectoria en el mundo de las relaciones públicas e influencer marketing.

    info@inkpr.com.mx